Un día en la vida de María…

-Mamá, en clase me han dicho que soy una niña porque llevo las uñas pintadas -me dice mi hijo Noa de 5 años.

Voy a coger el libro mágico «Esto de educar mola mazo«, a ver qué solución hay para lo que acaba de ocurrir.

Libro mágico «Esto de educar mola mazo»

Cuando la sociedad no hace hincapié en educar con perspectiva de género y diversidad sexual, le está dando alas al patriarcado ¿Por qué? Porque l@s menores aprenden más de lo que ven, y por lo tanto del ejemplo, que de lo que dices. 


¿Por qué una niña o un niño de 5 años, por ejemplo, tiene arraigado en su mente que hay objetos de niñas y objetos de niños? 

¿Acaso nacemos con ideas preconcebidas? ¿Tenemos un chip en la cabeza que va clasificando los conceptos? Esto de niña, esto de niño…

La verdad es que el rol de género, es una construcción social. ¿Qué quiere decir? Desde hace muchííííísimos años, por intereses que no vienen al caso, se necesitaba que las mujeres cuidaran y los hombres abastecieran. Así ha sido hasta la actualidad. 

Y por mucho que tú pienses “odio el machismo” o “yo soy feminista” si no das ejemplo con tus actos, con el mensaje que transmites, con tus gestos o con tus palabras, tus hij@s aprenderán lo que ven de la sociedad.


¡Si no te gusta la sociedad, transformar la!

Hay miles de señales, todos los días, que fomentan el patriarcado. Desde los anuncios de juguetes, la ropa, los libros hasta lo gestos corporales. Y cuando una niña dice “esto es de niña” no necesariamente ha tenido que tener un@s progenitor@s educándola en el patriarcado. Simplemente han tenido que hacer… nada. 

Nada, sí. Porque al no educar explícitamente con perspectiva de género y diversidad sexual es darle alas al patriarcado. Quizás dentro de unos años, si toda la sociedad vamos en la misma dirección, o al menos, la mayoría, podremos decir que no hacer nada es lo mismo que fomentar la igualdad, la diversidad, la tolerancia, etc. Pero desgraciadamente, en estos momentos, no es así. 

Podrías decirme entonces, “Beatriz, yo no puedo cambiar la sociedad así que para que hacer el esfuerzo con mis hij@s. Pues bien, entonces te voy a contar un cuento que quizás has escuchado alguna vez, pero aunque así sea, conviene recordarlo ¡Merece la pena! Y si jamás lo has oído, estate atenta, te va a encantar. 

Un hombre paseaba tranquilamente por la playa, cuando vio a lo lejos una figura que se movía de manera extraña como si estuviera bailando. Al acercarse vio que era un muchacho que se dedicaba a coger estrellas de mar de la orilla y lanzarlas otra vez al mar.

El hombre le preguntó al joven que estaba haciendo.

– Recojo las estrellas de mar que han quedado varadas y las devuelvo al mar; la marea ha bajado demasiado y muchas morirán.

Dijo entonces el hombre:

– Pero esto que haces no tiene sentido, primero es su destino, morirán y serán alimento para otros animales y además hay miles de estrellas en esta playa, nunca tendrás tiempo de salvarlas a todas.

 El joven miró fijamente al escritor, cogió una estrella de mar de la arena, la lanzó con fuerza por encima de las olas y exclamó:

– Para ésta… sí tiene sentido.

Para mí la educación con perspectiva de género y diversidad sexual en edades infantiles es esa estrella de mar. Cambiar la sociedad en la que vivimos, transformarla, “salvarla”, puede carecer de sentido si lo miramos de manera global. Pero si tu foco lo pones en tu hija/o la importancia se torna imprescindible porque para tu hija/o sí tiene sentido. 

Si cada familia individualmente hace por educar a sus menores, repercutirá a la sociedad de manera global.

Te aseguro que si educas con perspectiva de género y diversidad sexual a tus hij@s, no sólo aportarás tu granito de arena para transformar la sociedad, sino que además, conseguirás crear una relación de auténtica confianza entre tú y tus hij@s, incluso podrás escuchar  el “click” del anclaje uniéndose entre vosotr@s.

 Si ella o él sabe que será amada/o independientemente de sus gustos, si sabe que tiene tu aprobación, que puede preguntar cualquier cosa, incluso sobre sexualidad, no sólo no tendrá la necesidad de ocultar nada, ni su forma de ser, ni sus emociones, ni sus sentimientos, porque tú le ayudas, eres sincera y siempre estarás ahí para él o ella, si no que además estarás potenciando su autoconfianza y su autoestima.

 Porque el niñ@ que puede ser, quién quiere ser, tiene la valentía y el coraje para comerse el mundo.

Y ¿no es eso lo que le deseas a tu menor? ¿Comerse el mundo cómo más le convenga? No te quedes parada. No hagas NADA, haz TODO. Por tu menor, por transformar la sociedad, por una vida más tolerante, igualitaria y libre.


¡PARA TU HIJA O HIJO SÍ TIENE SENTIDO!

Share via
Copy link
Powered by Social Snap